El cambio climático, la desertización y la deforestación son algunas de las amenazas con las que tenemos que lidiar hoy en día. En este post hablamos de la razón de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente y concienciar sobre la importancia de cuidar nuestro planeta y todos los recursos que nos ofrece, que son indispensables para la supervivencia del ser humano y las especies de animales.

 

Día Mundial del Medio Ambiente: Una sola Tierra

Todos los años celebramos el 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente. El motivo por el que se celebra en esta fecha es su origen: la Conferencia de Estocolmo de las Naciones Unidas de 1972. También conocida como Cumbre de la Tierra, sentó las bases del día que se lucha por concienciar a toda la población de la importancia de preservar la naturaleza y luchar contra el cambio climático.

Es un día dirigido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y se ha convertido en la más grande y eficaz plataforma mundial para la divulgación del medio ambiente. Cada año, un país ofrece ayuda para desarrollar este día y este año 2022 el organizador y anfitrión es Suecia. El lema elegido este año para celebrar este el Día Mundial del Medio Ambiente es “Una sola Tierra”, lema original que se rescata para conmemorar los 50 años desde que se inició la iniciativa para conseguir una vida más sostenible.

 

La importancia de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente

Tal y como advierte la ONU, la Tierra se encuentra en situación de emergencia planetaria. La temperatura ha subido demasiado rápido, aproximadamente un millón de especies se encuentran en peligro de extinción y la contaminación está destrozando tierra, agua y aire.

Algunos datos sobre la pérdida de diversidad biológica que ha sufrido nuestro planeta en los últimos tiempos a causa del cambio climático, la explotación desmesurada de recursos o la contaminación nos hacen darnos cuenta de la alarmante situación que vivimos:

  • La superficie de arrecifes de coral se ha reducido a la mitad en los últimos 150 años.
  • En la próxima década una de cada cuatro especies podría extinguirse.
  • Al ritmo de consumo de recursos, para satisfacer las necesidades de todas las personas durante un año, se necesitarán 1,6 planetas.

 

Qué pueden hacer las empresas por el Día Mundial del Medio Ambiente

Todos formamos parte de este cambio y es necesaria la colaboración para poner fin a las actividades nocivas que destruyen al planeta. Para reducir el impacto negativo de la actividad de una empresa es necesario implantar un modelo de gestión ambiental, residuos y energía. Desde Galaica os traemos algunas medidas que pueden adoptar las empresas para contribuir a preservar el medio ambiente poco a poco.

Revisar la eficiencia energética

Hacer un ajuste en el consumo energético es un paso fundamental para reducir el impacto ambiental de un negocio. Al ahorrar costes permite disponer de más recursos para implantar otras medidas.

Reducir el uso de papel y otros consumibles

El papel, cartuchos de impresora, cartón o elementos plásticos se consumen en grandes cantidades en las empresas. Reducir el consumo de este tipo de productos o cambiarlos por una alternativa más sostenible es un gran paso en la ayuda para conservar nuestro ecosistema. Alguna opción podría ser el papel reciclado con sello FSC o cartuchos de impresora recargables.

Gestión racional de los recursos

Optimizar al máximo los recursos de una empresa es una necesidad en cuanto a sostenibilidad ambiental. Planificar las compras en función de las necesidades y programar las actividades para no derrochar recursos es una medida que se debería implantar en cualquier negocio.

Certificar la actividad de tu empresa

Existen numerosas certificaciones que certifican la responsabilidad que tiene una empresa con el planeta. Para celebrar el Día del Medio Ambiente os animamos a que instaléis alguno de los Sistemas de Gestión ambiental como el ISO 14001 y así dar un paso más allá en el desarrollo sostenible.

El objetivo del Día Mundial del Medio Ambiente, desde su creación, es concienciar sobre la necesidad de cambiar nuestra forma de consumir los recursos y adoptar medidas que frenen el cambio climático. Como empresas, podemos ayudar en gran medida con unos cuantos cambios y posicionarnos como parte de la ayuda siendo más sostenibles.