El interés de accionistas, gobiernos y clientes por la capacidad para gestionar la sostenibilidad en las empresas está llevando a muchas organizaciones a replantear su forma de producción. De hecho, muchas organizaciones están persiguiendo el certificado de la huella de carbono.

El cambio climático ha aumentado la preocupación de la población por proteger el planeta. Encontrar empresas que modifiquen la producción de sus productos y/o servicios para gestionar de una forma más eficiente su impacto ambiental es más común hoy en día. Alinear los valores de la organización con los valores ambientales es un aspecto que aprecian muchos sectores sociales y económicos.

Tanto es así, que a lo largo de estos últimos 30 años han surgido numerosas iniciativas por parte de gobiernos e instituciones a nivel internacional. Hablamos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, el protocolo de Kioto, el acuerdo de París o la reciente Agenda 2030, que comprende 17 objetivos de desarrollo sostenible.

 

La huella de carbono de las empresas: qué es

Es posible que, como empresa, el concepto “huella de carbono” no te haya pasado desapercibido en estos últimos años.

En 2014, el consejo de ministros español de aquel momento aprobó el Real Decreto 163/2014, por el que se constituye el registro de huella de carbono compensación y proyectos de dióxido de carbono.

La huella de carbono hace referencia a la totalidad de gases de efecto invernadero que emite una empresa cuando realiza sus actividades de producción. Es decir, mide el impacto ambiental de una organización.

 

Cálculo de la huella de carbono de las empresas

Para poder conocer la huella de carbono de tu organización, deberás conocer, al menos, los datos de consumo de los combustibles fósiles y de la electricidad de un año determinado. También se deben conocer los factores de emisión de gases perjudiciales para la atmósfera.

De esta forma, la huella de carbono es el resultado del producto del dato de consumo (dato de actividad) por su correspondiente factor de emisión:

Huella de carbono = Dato de Actividad x Factor de emisión

El dato de actividad define el nivel de la actividad que genera las emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, vapor de agua, metano…) y el factor emisión equivaldría a la cantidad de gases de efecto invernadero por cada unidad del parámetro “dato de actividad”.

Si necesitas ayuda para realizar estos cálculos siempre puedes acceder a la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Allí encontrarás herramientas para facilitar el cálculo de la huella de carbono, tanto de empresas como de instituciones.

 

La importancia de conocer la huella de carbono

Al calcular la huella de carbono, las empresas pueden identificar cuáles de sus emisiones son de las más contaminantes. De esta forma, establecen un punto de partida para establecer unos objetivos de reducción de la contaminación y comenzar su camino para obtener el certificado de la huella de carbono.

Con ese inventario de emisiones en las manos, las organizaciones se hacen conscientes del impacto que generan en su entorno y comenzarán a establecer acciones para mejorar su impacto ambiental o invertirán en proyectos de compensación de dicho impacto.

Todo esto favorecerá a la naturaleza y hará a las empresas, gobiernos e instituciones ser más conscientes y a optimizar sus recursos de una forma más ecológica. Así, nos aseguramos la continuidad de la actividad económica en el futuro.

 

Conseguir el certificado de la huella de carbono

Una empresa con valores siempre será bienvenida entre sus clientes. En la actualidad, los consumidores desean que los negocios se impliquen en causas que también les preocupan a ellos como sociedad.

Si como empresa deseas implicarte en la mejora por el medio ambiente, puedes contar con una consultoría integral como Galaica.

En Galaica Consultoría Integral S.L. disponemos de un departamento especializado en consultoría medioambiental que te guiará paso a paso a conseguir tus objetivos como empresa comprometida. Trabajamos siempre desde una triple vertiente: analizamos la sostenibilidad desde el punto de vista ambiental, social y económico. Los tres pilares fundamentales de la Responsabilidad Social Corporativa de cualquier empresa.

Para conseguir el certificado de la huella de carbono puedes inscribirte en el Registro de huella de carbono del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y comenzar a aplicar medidas que reduzcan la incidencia en el medioambiente.

Otro certificado que te puede ayudar es la ISO 14064

Esta certificación especifica los requisitos para cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la organización, así como requisitos para el desarrollo y gestión del inventario de GEI de una empresa.

Y recuerda, trabajar la huella de carbono ayudará a tu organización a cumplir con los ODS de acción por el clima. Según un estudio reciente de Red Española y Naciones Unidas, un 85% de las empresas españolas ya están trabajando en alguno de los puntos ODS por el clima.

Desde Galaica te ayudaremos a conseguir tus objetivos a través de diversas acciones. Escoge las que necesitas como empresa en este momento y comencemos a trabajar juntos:

  • Economía circular
  • Residuo cero
  • Huella de Carbono/Gases de efecto invernadero
  • Huella hídrica
  • ISO 14001 Sistemas de Gestión Ambiental
  • Reglamento EMAS
  • UNE 15008 Análisis y evaluación del riesgo ambiental
  • ISO 50001 Eficiencia Energética
  • UNE 162002 Gestión forestal sostenible y cadena de custodia
  • Análisis de Ciclo de Vida
  • Gestión de proyectos ambientales y autorizaciones administrativas
  • Auditorías y planes de gestión de residuos, agua y energía
  • Suelos contaminados